Protección de aguas subterráneas

    Zonas de protección de aguas – la clave del éxito

    Para la protección de las existencias de agua subterránea se reconocen las cuencas hidrográficas de las zonas de captación como zonas de protección de aguas. Para ello se dividen las áreas de protección en tres zonas. La zona de protección más amplia debe englobar toda la zona completa de captación de pozos de agua potable. El tiempo de tránsito al pozo desde el margen de la zona de protección más estrecha debe ser de al menos de 50 días. El área de captación limita el entorno directo de las plantas de extracción.

    Para cada área de zona protegida, son válidas las distintas bases legales respecto al uso constructivo, agrícola y otros. Mientras que en las zonas de protección de aguas anchas son posibles la mayoría de los usos con ciertas limitaciones, en las zonas de protección estrechas, por ejemplo, no está permitida la edificación. El uso de suelo agrícola solo está

    permitido aquí con bases estrictas. Generalmente es imposible cualquier uso de la zona de captación. Las zonas de protección de aguas se supervisan con regularidad para controlar las distintas condiciones.

    Con motivo de las relaciones geológicas especiales en la zona del Jura de Suabia y del subsuelo intensamente cárstico que a veces provoca velocidades de tránsito muy altas por zonas, se han señalado zonas anchas de la meseta del Jura de Suabia como zonas de protección de aguas. Las zonas de protección para las plantas de extracción de la empresa Landeswasserversorgung y las centrales de abastecimiento de agua en Langenau, en Dischingen y en Burgberg, se incluyen en las mayores zonas de protección de aguas contiguas en la República Federal Alemana con una superficie total de alrededor de 800 km².

    Agua subterránea –
    un tesoro que requiere ser cuidado